jueves, 28 de agosto de 2008

Kiyoko Matsumoto: Hasta para suicidarse hay que tener arte.

La historia de Kiyoko Matsumoto es una de esas historias que no pasan desapercibidas. Tanto es así que fue la creadora de una nueva moda que esta robando cada vez mas adeptos al noble arte japonés del Hara-kiri.
Realmente no sé como se le ocurrió a la chica esta que la mejor forma de suicidarse sería saltar al interior de un volcán en erupción, concretamente, al monte Mihara (foto), que está situado en Izu Ōshima, una isla volcánica al sur de Tokio.



Kiyoko era una chica de 21 años que vivía en Tokio. Era muy hermosa, y además de eso muy sensible. Tenía un padre muy estricto con las ya de por si estrictas tradiciones japonesas, lo que tal vez fuera dificil de soportar para ella.
En una carta que le escribió a una amiga antes de morir decía ( teniendo en cuenta que la traducción la hice yo, claro ): "Estoy desconcertada por todo lo que me está ocurriendo, con todo lo que conlleva la madurez de una mujer. No se si podré aguantar la presión. ¿Qué puedo hacer? Me gustaría saltar dentro de un volcán".

Y así fué como el 12 de febrero de 1933, día en que el volcán del monte Mihara estaba activo, Kiyoko cogió un ferry hasta Izu Ōshima, subio la ladera hasta el crater y se lanzó a una muerte horrible.
Desde entonces, su hecho se ha convertido en una moda que han seguido mas de 900 personas. En el siguiente video podemos ver a uno de sus seguidores.



Kiyoko se ha convertido en un icono cultural. Tanto es así que el cantante Beck le hizo un pequeño homenaje en su disco "Modern Guilt" donde, en su tema titulado "Volcano" dice:


And I heard of that Japanese girl
Who jumped into the volcano
Was she trying to make it back?
Back into the womb of the world?


5 Comments:

Laura said...

Me he quedao estupefacta... Desde luego aquí eso de "y si ella se tira por un puente, tu también lo haces?" se cumple totalmente. ¡Dios mio, que loquica está la gente!.

Un saludo :)

Caracato Arthur said...

Yo no lo llamaría "moda" precisamente. La gente no se va a suicidar a un volcán, sólo porque una chica en 1933 lo hizo. Y vale aclarar que la chica estaba enamorada de una mujer y sufría por el autoritarismo de su padre y hasta donde tengo entendido el rechazo de la otra joven y obviamente, el odio de la estricta sociedad de la época. No la justifico, pero trato de entenderla y bueno...supongo que se vió en una situación desesperada completamente,sin ninguna salida. Y si a eso le sumamos un gran desprecio por uno mismo y cierta sensibilidad poético-naturalista pues, es comprensible que haya elegido un volcán en erupción para matarse. Podría hasta decirse que ese volcán en erupción tiene alguna implicancia psicológica (¿representación simbólica de su atormentada pasión, que debía "morir" junto con ella?). El resto de suicidios, vaya uno a saber por qué motivos. Pero no es por moda. A lo mejor, sí puede decirse que quizás nadie antes había pensado en suicidarse en un volcán. Me atrevo a decir que cualquiera de esas personas que pensaban en suicidarse al ver que ella lo hizo de esa manera hayan dicho: ¡Olé, eso no se me había ocurrido!. Y AHí ya tenemos dos componentes: el querer morir y el como y donde hacerlo. De ninguna manera pienso que una persona se vaya a suicidar porque alguien mas lo hizo. No tiene el mas mínimo sentido. En todo caso esas personas ya pensaban suicidarse. Lo harían de cualquier manera. Pero al hacerse notoria ese método, pues se adentraron en el cráter y dijeron adiós para siempre...

Sire said...

La lectura comienza diciendo "La historia de Kiyoko Matsumoto..." Pero no cuenta la historia lo cual me parece una pena omitir siendo en gran parte causal de su suicidio la censura que se le imponían a su amor por la joven Masako Tomita quien también se lanzo al volcán de la mano de Kiyoko, pero se omite esta parte para no tener que hablar del lesbianismo y entonces solo se habla de Kiyoko supongo que por que ella fue quien dejo una nota de despedida, el lesbianismo era ilegal y la presión social enorme, reprobaba y castigaba cualquier sentimiento/acto homosexual. Se tiene conocimiento de 944 personas que también se lanzaron a este volcán entre ellas 45 parejas de mujeres (parejas amorosas.

Me parece importante no omitir este dato ademas de ser parte real de la historia sobre Kiyoko por que deseo que estas tragedias sirvan para sensibilizarnos y ponernos a pensar que diferente (y feliz historia!) hubiese sido si aceptaran el echo de que dos personas que se aman puedan vivir tranquilas (¿Es mucho pedir despues de todo?) sin ser perseguidas o molestadas en lugar de imponer, censurar, burlar, castigar, etc; todas estas acciones represivas que no dejan nada bueno para ninguna de las dos partes el censurado y quien censura.

Javiera Jorquera Perez said...

Pero Tamako Tomita no saltó junto con ella, dice que se arrepintió en el último momento y fue ella quien conto esta historia a los diarios.

Javiera Jorquera Perez said...

Pero Tamako Tomita no saltó junto con ella, dice que se arrepintió en el último momento y fue ella quien conto esta historia a los diarios.

blogger templates | Make Money Online