lunes, 6 de julio de 2009

El Castro de Baroña

Llega el verano y con ello mis excursiones en coche, que suelen ser fuente de posts interesantes. La mayoría suelen pertenecer a la sección "Basado en hechos reales", pero de vez en cuando esas excursiones me descubren sitios nuevos. Lo que hace especial estas excursiones mías es que no tengo un rumbo, bueno, un mínimo rumbo si, pero a partir de que decido que comarca o zona visitar, me guío única y exclusivamente por mi instinto. No llevo gps, solo un mapa de carreteras que no miro, mi herramienta es mi magnifico sentido de la orientación. ( Otra cosa no pero orientándome soy bárbaro )



El pasado sábado hice uno de esos viajes de bocadillo con Noe. Recorrimos una pequeña parte de la costa gallega, entre Muros y Aguiño, perdiéndonos casi en cada playa, en cada rincón por el que había un desvío hacia el mar. Fruto de ese recorrido llegamos a un lugar del que había oído hablar como un lugar precioso, pero que superó mis previsiones, el Castro de Baroña.
El Castro está situado en una pequeña península cerca de la playa de Arealonga, en la parroquia de Baroña del concello de Porto do Son, y se calcula que estuvo poblado entre los siglos I a.C y I d.C.
Al acercarte desde la playa se pueden observar las dos murallas exteriores y los restos del foso que protegían el muro principal. Al entrar se distinguen dos zonas a distinto nivel y separadas por otra muralla.




Como es de esperar, el mar era una de las principales fuentes de alimento, ya que se encuentra en una zona donde abundan los moluscos y mariscos. También se han encontrado diversos aperos de pesca, así como restos de espinas de pescados como rodaballo, dorada, maragota, merluza y jurel.
Justo a la entrada de la zona situada a un nivel mas alto, se encuentra un horno donde de han encontrado restos de trabajos realizados con bronce, cobre y otros metales. Se encontraron también restos de molinos, aunque dado el enclave del poblado, la agricultura que practicaban sus habitantes debía ser de subsistencia, ya que carecían de espacios amplios donde cultivar. En cualquier caso, la abundancia de vegetación y bosques cercanos hace mas que probable la hipótesis de que la recolección de frutos silvestres proporcionaba importantes fuentes de comida. Dentro del castro se han encontrado restos de cabras, cerdos, caballos y vacas, vamos que se lo montaban de miedo.



El Castro de Baroña fue excavado por primera vez en 1933 por Sebastián González-García. Las siguientes campañas arqueológicas fueron las de J. M. Luengo (1969-1970), Francisco Calo Lourido y Teresa Soeiro (1980 a 1984), Francisco Calo en 1985 y Ánxel Concheiro en 1984, que lo consolidó.


Fuentes: wikipedia, terra/personal/arealo .

7 Comments:

Zita said...

Toda esa zona es muy bonita. El Castro no lo conocia :)

supersalvajuan said...

Bocadillos grandes, entonces.

Bruni, Carla, ¡¡of course!! said...

Qué maravilla de fotos

Markos said...

El lugar precioso, no me extraña que haya un asentamiento. Eso sí, conociendo las costumbres gallegas (aunque sea hace dos mil años) seguro que hay alguna horta cultivada en los alrededores, aunque no hayan quedado vestigios.

Salu2

Laura said...

Oye! Es precioso!

Carmen said...

¡Es precioso!
Es una buena afición coger el coche sin rumbo y disfrutar de lo bueno que nos da la naturaleza.

Las fotos maravillosas.
Un besito amigo

Aldabra said...

mágico lugar

bicos,

blogger templates | Make Money Online