viernes, 5 de diciembre de 2008

La adrenalina del cafre.

Ultimamente he descubierto una nueva forma de descargar adrenalina. Es algo bastante cafre, pero en principio no es peligroso, aunque podría llegar a serlo un poquito.

Yo vivo en Betazos, que es una localidad a 25 kilómetros de A Coruña. Como entro a trabajar a las 8:30, voy por la autopista para aprovechar algunos minutos mas de cama. El caso es que cansado de tener que bajar la ventanilla y pagar el peaje, fui al banco para que me dieran el cacharrito del telepeaje con el que te ahorras las colas y el frio de pagar.



Ahi es donde viene mi momento cafre. Yo siempre he sido un conductor modelo, ni una multa, ni un parte al seguro, nada. Respeto siempre las normas, los límites de velocidad, vamos, que soy para que me hagan una campaña publicitaria. Tal vez sea un poco brusco acelerando y voy siempre a la máxima velocidad permitida, pero no infrinjo las normas.




El caso es que el tema del peaje esta sacando mi lado mas psicopata. Cada vez que voy a pasar por el peaje, unos metros antes de la barrera, mi cacharrito pita, se pone el semáforo en verde, y se despeja el camino. Pues es en ese momento, en el que siento una necesidad incontrolable de acelerar para ver hasta cuanto se puede forzar sin llegar a comerte la barrera. El pasado jueves senti tanta tensión que llegué a tocar el freno, aunque se que aun quedaba mucho margen, pero mi subconsciente me protege.

11 Comments:

supersalvajuan said...

El resplandor from Betanzos. resucitamos a Kubrick y lo rodamos.

Zita said...

efectivamente un cafre xDDD

McLarenX said...

Acabarás comiéndote la barrera y saldrás en la tele xD

PMM said...

Pues llegará un día, en que no calcules, y ya te veo entrevistado por una reportera de la TVG.

Clares said...

Muchacho, no hagas locuras, que te la estás jugando con la barrerita. Los juegos, mejor en otros sitios. Ya sé que no harás daño a nadie, pero ¿cómo se va a quedar la barrera y el morro de tu coche?

Fernando Manero said...

Normal, todo muy normal. De pronto aflora en tí el Mister Hyde, pero enseguida interviene el Doctor Jeckill y pone las cosas en su sitio. Demuestras tener autocontrol, aunque a veces te salga esa vena de Fittipaldi que todos llevamos dentro y que emerge con fuerza tras el madrugón y el cabreo que supone dejar por un rato un lugar tan bello como Betanzos.

elmundodeamado said...

HOLA jajaja suele pasar!!!!

SALUDOS!!!!!

AMADO

Aldabra said...

conozco esa sensación...
bicos.

amigoplantas said...

Pues mi menda suelo ir andando al curro, una horita, y casi siempre acompañado por mi chica dándonos así un paseo que va bien para el cotorreo matutino

Recomendable,oiga

La pequeña Lo said...

JAJAJA! Ten cuidado y no te fies ni del subconsciente antes de las 10 de la mañana. Y has probado las peleas con bates de gomaespuma?

Laura said...

¿El subconsciente te protege? ¿Si? ¿No me digas? ... Ay Ay, los hombres y la velocidad :p Cuidaito niño...

blogger templates | Make Money Online